San Sebastián y País Vasco-Francés

October 18, 2017

“No todos los que deambulan están perdidos”…  

Alquilamos un auto en Barcelona y partimos para el país Vasco, más precisamente para San Sebastián. Sillita para Juanpe, mamadera, agua para el mate, y partimos. Nada más gratificante que estar en rutas donde nunca antes habíamos estado. Las autopistas de España están en perfecto estado, tal es así que los peajes no son nada económicos, pero brindan servicios cada cierta cantidad de kilómetros.

 

Las áreas de descanso nos llamaron la atención por la prolijidad y lo bien señalizadas que estaban. Parada técnica por Juanpe, hizo que aprovecháramos el lugar, jaja Desde Barcelona son unos 561 km, pasando por ciudades como Zaragoza, donde paramos a almorzar y recorrer brevemente en auto el centro.

 

 

 

 

San Sebastián se encuentra en el País Vasco, en la costa norte de España. Está a 101 kilómetros de Bilbao, 464 kilómetros de Madrid, casi 1000 kilómetros de Málaga, y a tan solo escasos minutos de Francia. Podes llegar a San Sebastián en auto, como hicimos nosotros, autobús o tren. También puedes volar desde Barcelona o Málaga. La opción del auto nos pareció ideal para ir conociendo pueblitos perdidos en la ruta.

Para nosotros conocer un lugar nuevo siempre tiene algo especial. San Sebastián nos sorprendió desde el primer día. Con Juanpe en el cochecito o en la mochila, pudimos recorrer la ciudad de punta a punta, sin ningún problema. Totalmente recomendable para ir con chicos. Nos quedamos en un departamento frente a la Bahía de La Concha, ubicación ideal para poder disfrutar las vistas del mar Cantábrico en su máximo esplendor.

 

 

 

¿Qué hacer? Les dejamos algunos lugares clásicos donde estuvimos.

Tour de pinchos: imperdible. Si estás en San Sebastián no podes dejar de probar los famosos pinchos, acompañados por una rica cerveza Vasca. Para algunos, el mayor atractivo de San Sebastián. La gran mayoría los podrán encontrar mientras pasean por la parte antigua de la ciudad.

Casco antiguo de San Sebastián: también conocido como la Parte Vieja, es famoso mundialmente por tener la mayor concentración de bares del mundo. La Iglesia de Santa María del Coro, la Plaza de la Constitución, una plaza neoclásica construida alrededor del antiguo Ayuntamiento y comúnmente conocida por los lugareños como "la consti", son algunos de los lugares más comunes para visitar. El museo de San Telmo, ideal para poder entender con detenimiento la cultura Vasca. Para los que les gusta la arquitectura, el edificio original es un convento dominicano del siglo XVI, ejemplo de arquitectura único en la región debido a su mezcla de estilos gótico y renacentista

 

 

 

 

Playa de la Concha: Tal vez la playa urbana más hermosa de Europa. Está adornada por lujosas mansiones junto a la playa, así como por el famoso spa “La Perla”. El paseo marítimo está bordeado por una reja blanca que se ha convertido en un símbolo de la ciudad. Además, hay otras dos playas en la ciudad, muy famosas por la concurrencia de surfistas: Ondarreta y Zurriola.

 

 

 

Monte Urgull: la bahía de San Sebastián está rodeada por dos grandes colinas, y ambas ofrecen fantásticas vistas de la ciudad. Dato importante, en la cima del monte hay un pequeño museo, “la Casa de la Historia”. Además se pueden encontrar ruinas militares como cañones, así como partes de la muralla original que rodeaba la ciudad medieval.

 

Monte Igueldo: en el otro extremo de la bahía, se encuentra la 2da colina de San Sebastián, la cual presenta una particularidad. Se puede subir a la cima a través de un funicular, el cual tiene un siglo de antigüedad. Se los recomiendo, las vistas son increíbles. Además en la cima del Monte Igueldo hay un antiguo parque de atracciones, que abrió sus puertas en 1911 y es uno de los más antiguos del País Vasco. La verdad que no se los recomiendo, es chico, está descuidado y un poco viejo.

Acuario de San Sebastián: Día de lluvia con Juanpe se complica pasear por la ciudad. Que mejor idea que visitar el Acuario de San Sebastián. Reconocido a nivel mundial por la variedad de especies marinas y su infraestructura. Con apenas 8 meses recién cumplidos, Juanpe la pasó genial mirando los tiburones, manta rayas, peces globo, etc. Sin duda los que más le llamaron la atención fueron el pez cirujano regal o paleta de pintor y el pez Payaso. Nemo y Doris siempre presentes jaja.

 

 

 

 

 

Centro Romántico: La parte de la ciudad situada al sur del casco antiguo se conoce como el centro romántico de San Sebastián. Este barrio está lleno de hermosos edificios de finales del siglo XIX. Restaurantes, bares y tiendas de ropa, sumado a los mencionados edificios, hacen de esta zona “parisina” un imperdible si estás en San Sebastián. Algunos puntos de interés, como la Catedral del Buen Pastor y la Plaza de Gipuzkoa, nos muestran las influencias extranjeras (europeas) relacionadas a la arquitectura, las cuales dieron forma a la ciudad durante la segunda mitad del siglo XIX.

 

Zona portuaria: Está ubicado en el extremo oriental de la bahía de La Concha, al pie de la estatua del Sagrado Corazón que corona el Monte Urgull. Es un puerto pequeño, ideal para relajarse y descansar luego de un día de caminata.

Como no todos los que deambulan están perdidos, y por lo inquietos que somos nosotros, nos fuimos a recorrer pueblos y alguna que otra ciudad del país Vasco-Francés. A tan solo 21 km de San Sebastián se encuentra el límite con Francia. Al ser ambos países miembros de la UE, el cruce es muy simple, como un peaje sin presentación de papeles ni nada por el estilo.

En primer lugar fuimos a Bayona (54 km de San Sebastián), una ciudad que nos sorprendió por su tranquilidad y belleza. La sensación estar en un lugar “libre de estrés” nos atrajo el doble. Dejamos el auto en un estacionamiento por miedo a las grúas/multas, y recorrimos el centro a pie. Las típicas calles angostas medievales, el río Nive que atraviesa la ciudad dándole un marco mejor aún, y la prolijidad de los parques, hacen de Bayona un lugar para visitar.

   

 

Los edificios están decorados con una hermosa mezcla de arquitectura vasca francesa, cada uno adornado con coloridas contraventanas de madera, haciendo un lugar muy pintoresco.

 

Lugares de interés muy próximos unos de otros, te invitan a recorrer la ciudad a pie. Juanpe al cochecito, agua para el mate, y a caminar se ha dicho. Algunos imperdibles son, la Catedral de Santa María y el claustro, Château Vieux (castillo viejo), el ayuntamiento de Bayona, el mercado “Les Halles”, entre otros.

 

Lamentablemente estuvimos 4 horas paseando nomas, solo por el hecho de seguir conociendo lugares nuevos, pero es para quedarse más tiempo y conocer la ciudad con detenimiento. ¿El “Ámsterdam” del país Vasco? Porque no…

 

Biarritz, a tan solo 8 km de Bayona, es un imperdible de esta ruta costera. Paseando en auto por Bayona, terminamos en Biarritz sin querer. Conocida por sus famosas playas y aguas terapéuticas, Biarritz fusiona restaurantes de lujo, casas burguesas (nobleza europea) y balnearios de elite, con puestos de pizzas y tiendas de surf. Este toque de lujo se equilibra a la perfección con la cultura surfera, más relajada y despreocupada, la cual tiene además una larga tradición en Biarritz. Sin lugar a dudas, este interesante contraste forma parte de la identidad de la ciudad. Aunque no está comprobado, dicen que la introducción del surf en Europa fue por 1957 en las playas de Biarritz, en la playa “Côte des Basques” para ser más exacto.

Estuvimos recorriendo la ciudad en auto debido a la lluvia que no impidió pasear con Juanpe por las calles y playas de la ciudad. 6 km de playas hacen de Biarritz un destino turístico muy popular para las vacaciones de veraneo. Algunos de los lugares típicos para visitar pueden ser, las playas obviamente, el casino municipal, el puerto de pescadores, la roca de la Virgen, el puerto viejo y Rue du Port Vieux, el Faro, el Mercado “Halles”, y el famoso Hotel du Palais, construido a pedido de la esposa de Napoleón III, al quedar enamorada de las playas y el mar.

 

 

La ruta de vuelta fue maravillosa. Volvimos por adentro, como diríamos en Argentina, no por la autopista, lo cual nos permitió conocer a la pasada distintos pueblos encantadores sobre la costa Vasco Francesa. Totalmente recomendable hacer este camino, con más tiempo siempre es mejor, de todas formas somos afortunados de haber podido pasar aunque sea unos minutos y disfrutar la vida de los pueblos de Bidart, Getaria y San Juan de Luz, ubicados a pocos km de Biarritz y San Sebastián, nuestro punto de partida y regreso.

 

En conclusión, San Sebastián es una ciudad increíble. Comida deliciosa, bonita arquitectura y playas de arena blanca. ¿Que más necesita uno? … Imagine un París más pequeño, ubicado en el agua, con menos personas, más relajado y con un toque vasco. Eso es San Sebastián, la mezcla perfecta, todo en una ciudad fácil, de recorrer.

 

 

 

 

Please reload

Our Recent Posts

Please reload

Archive

Please reload

Tags

 

©2018 by Papás en Ruta. Proudly created with Wix.com