El Chaltén, La meca argentina de la escalada

November 21, 2018

 

La meca argentina de la escalada, y por qué no del mundo, paredes verticales de granito de dificultad extrema para los montañistas, viento patagónico constante y frío que congela la roca, hacen del Chaltén, una montaña única, asombrosa y majestuosa. 

Para los humanos, las montañas altas solían ser hogar de santos o de hostiles, sin nada entremedio. Un reino para venerar desde abajo y nunca entrar en él. Si era necesario, rodeaban la montaña por sus costados pero no subían a ellas, porque solo los dioses y los monstruos residían en las alturas… Lentamente olvidamos las divinidades y dragones de las alturas, y nuestros sentimientos por las montañas tuvieron un cambio radical. La fascinación reemplazó la inquietud, la aventura reemplazo la reverencia, y la magia por las montañas se fortaleció. Su belleza y poder de encanto, su reto e intimidación, hizo del hombre un deseo de conquistarlas, buscando eso denominado “sublime”, combinación de placer y terror al mismo tiempo.

 

El mundo de la montaña es un paisaje sagrado, al que dirigimos nuestra devoción y nuestros “rituales” de admiración…

 

 

 

Esto mismo fue lo que nos sucedió al llegar a la base del monte Fitz Roy, Poincenot, y los demás puntos de interés.  Admiración, deslumbramiento, fascinación, encantamiento, veneración… Sensaciones difíciles de describir, solamente el que está en este lugar puede entender la majestuosidad del paisaje, a los pies de la “montaña humeante”, significado que le dieron los Tehuelches por las nubes que coronan casi siempre su cumbre. 

 

 

Mer, Juanpe y yo, no somos andinistas, alpinistas, ni cualquier otra definición que se les pueda dar a las personas que escalan montañas. Simplemente somos amantes de ellas, y por tal motivo hacemos caminatas - trekking de distintas dificultades, para poder entrar en un clima de asombro constante, y poder aproximarnos a las sensaciones que deben sentir las personas que escalan estas catedrales naturales … Es por eso que El Chalten es la opción ideal. “Capital Nacional del trekking” es el nombre justo para este rincón al sur de la Patagonia Argentina. Con gran cantidad y variedad de caminos para caminar y hacer trekking, inmersos en bosques de Ñires, arroyos y ríos de deshielo, montañas con picos de hasta 3.500 msnm, es nuestro destino preferido a la hora de buscar esa desintoxicación que te abruma en la ciudad. La localidad del Chaltén es un paraíso de montaña, con oferta variada de alojamientos y servicios, según el gusto de cada uno. De aquí parten todos los senderos, los cuales están muy bien informados en los mapas y folletos que brinda la oficina de turismo https://www.elchalten.com/

 

 

 

Nosotros hicimos algunos, no todos, por cuestiones de tiempo. Les dejo algunos datos que pueden ser útiles:

 

-Laguna Capri: si quieren tener una visión única del Fitz Roy y de estar a los pies de una laguna de aguas azules, tienen que hacer esta caminata!!! Los ñires comienzan a ser cada vez más numerosos alrededor del sendero y aproximadamente a una hora y media del trayecto se accede a la bifurcación señalizada que indica el sendero hacia la Laguna Capri (a la izquierda) y hacia el mirador del Fitz Roy y Laguna De los Tres (hacia la derecha). La posibilidad de acampar en el medio de la naturaleza y despertar mirando como el sol “enciende” las paredes del cerro, es único.”

 

Distancia: 8 km 

Duración: de 4 a 5 horas

Dificultad: baja

 

-Mirador del Torre: Con vistas panorámicas de los cerros Solo, cordón Adela, cerro Torre y el cerro Chaltén, y al otro lado del río la cascada Margarita, es un sendero que tenés que hacer sin falta. Rodeados de bosque nativo, este mirador se encuentra a mitad de camino de la laguna Torre, otro de los famosos senderos.

 

Distancia: 7 km 

Duración: de 3 a 4 horas

Dificultad: baja

 

 

 

-Laguna Torre: reconocido mundialmente por su dificultad para escalarlo, el Torre se muestra desafiante e inquietante ante la mirada de unos simples excursionistas como nosotros. Tener la posibilidad de estar debajo de él, ya es todo un logro y privilegio. El sendero es increíble, con varios miradores a lo largo del camino, y un lugar para acampar, la base De Agostini. Pasando dicho campamento el sendero sigue hacia la morena frontal, llegando a su “cima” para luego bajar a la laguna. Témpanos que se desprenden del Glaciar Grande, próximos a nosotros, hacen de este lugar algo especial y único.

 

Distancia: 19 km 

Duración: de 7 a 8 horas

Dificultad: baja

 

-Laguna de los Tres: Tal vez la caminata más buscada y con vistas más espectaculares del macizo del Fitz Roy. Este mirador natural es el sitio más cercano a las imponentes paredes graníticas del cerro, con sus majestuosas agujas periféricas. Rodeados de ñires, el sendero presenta vistas panorámicas al macizo montañoso, con señalética para interpretar lo que estamos contemplando. El camino acompaña el curso de agua del arroyo Del Salto, para luego de 4 horas arribar al campamento Poincenot, uno de los sitios de acampe más concurridos del Parque Nacional). A partir de aquí la senda sigue con una pendiente algo empinada de aproximadamente 400 metros de desnivel hasta la laguna De los Tres, lo cual demandó algo más de una hora de esfuerzo. Por tal motivo Juanpe y Mechi se quedaron en Poincenot, descansando y jugando, ante la mirada de tal vez profesionales en la materia jaja que sorprendidos y atónitos se  preguntaban que hacía un “bebé de 1 año y 8 meses bajo el imponente cerro Fitz Roy, mientras Juanpe corría a los caranchos y otras aves de rapiña. Un dato más que interesante - Si haces el esfuerzo de llegar al amanecer el premio es doble, debido a que podrás presenciar el extraordinario momento en el que los cerros se tiñen de rojo con los primeros rayos del sol. 

 

Distancia: 25 km 

Duración: de 8 a 9 horas

Dificultad: media 

 

 

 

-Loma del Pliegue Tumbado: es la única caminata que no se adentra en un valle, sino que se eleva sobre ellos. Es una de las vistas más impresionantes de toda la zona del El Chaltén. Este sendero mantiene una pendiente siempre ascendente de aproximadamente 1100 metros en total, hasta alcanzar el mirador ubicado a unos 1500 msnm. Tener en cuenta este punto, junto con la ausencia de árboles en distintas partes del camino y la exposición al viento. Después de una hora de iniciado el camino, el sendero atraviesa una planicie denominada Pampa De las Carretas, desde donde podrás apreciar el imponente cerro Huemul, hacia el sur el lago Viedma y hacia el Noroeste se despliega toda la imponencia de los Andes donde se destacan el Cerro Torre y el Cerro Chaltén. El paisaje es cambiante. Entramos en un bosque frondoso para pasar luego a arbustos y vegetación achaparrada, donde es posible encontrar restos de fósiles marinos, entre las rocas, de una antigüedad de 100 millones de años. La última parte del camino se desdibuja pero continúa señalizada con varillas amarillas hasta llegar al Mirador del Pliegue Tumbado. Las vistas desde aquí son imperdibles. Sensaciones de libertad plena es lo que hace de este lugar un paraíso extremo.

 

Distancia: 21 km 

Duración: de 7 a 8 horas

Dificultad: media

 

 

IMPORTANTE – Es ideal comenzar a primera hora para poder llegar a destino tranquilos y disfrutando del paisaje. Recuerden que a estos senderos deben ir equipados con agua, viandas, ropa y calzado cómodo, protector solar, campera rompe-vientos e impermeable, bolsas de residuo y muchas ganas de disfrutar cada momento. 

  

Las descripciones mencionadas son resultado de nuestras experiencias vividas; siempre recomendamos asesorarse con las personas que saben realmente del tema antes de iniciar un recorrido por la montaña, por más simple que parezca.

 

 

Cuando se está en estos lugares especiales, las sensaciones son difíciles de describir. Cada uno siente y vive cada paso dado en la montaña de una manera particular. Como dijo Anatoli Boukreev - "Las montañas son las catedrales donde practico mi religión". Nada más justo y certero para describir lo que nos sucede.
 


 

Please reload

Our Recent Posts

Please reload

Archive

Please reload

Tags

 

©2018 by Papás en Ruta. Proudly created with Wix.com